js-baja

AÑO NUEVO, DISCURSOS VIEJOS (ante la baja de la edad de imputabilidad)

Posted on Posted in Juventud Provincial

“La justicia, como la serpiente, solo muerde a los descalzos” (E. Galeano)

Desde la Juventud Socialista de la Provincia de Buenos Aires, nos encontramos con pavor pero lamentablemente sin sorpresas, frente a un rebrote del populismo punitivo, que se hace costumbre con la llegada de cada turno electoral.

Nuevamente, desde los mismos sectores políticos, se propone, como medida para paliar la inseguridad, la baja de la edad de imputabilidad de los menores, de 16 a 14 años. Nuevamente se desvía el foco del conflicto y el análisis de la situación, mediante un discurso efectista,  manipulando información y jugando con la sensibilidad de la sociedad. La utilización mediatica del tema, dado que recién se trataría en el Congreso pasadas las elecciones, lo único que logra, es avivar el fuego de una sociedad en crisis por la violencia, que pretende soluciones mágicas, cortando el hilo por lo más delgado.

El desinterés por la juventud de este gobierno se pone de manifiesto, esta vez con su peor cara. Mediante recortes en educación, salud y cultura (entre otras áreas), pretenden lograr inclusión social, aislando a los pibes tras los barrotes. Un poco paradójico, ¿no? Los jóvenes no necesitan de una ley penal que los aisle de la sociedad, sino, por ejemplo,  de una “Ley de Juventudes” que proteja sus intereses y les brinde herramientas para su desarrollo e inserción social, como se ha propuesto desde nuestro partido.

 Los efectos de la prisionización son conocidos por todos y lejos están de los ideales que marca nuestra Constitución y los Tratados Internacionales de DDHH. Aquello de que “Las cárceles serán sanas y limpias, para educación y no para castigo” es una utopía en este mundo, puesto que allí van a parar, principalmente, quienes quedan por excluidos de la sociedad, jóvenes varones de clases bajas, sin educación ni lazos sociales firmes. En síntesis, victimas de este sistema corrupto, y de un Estado que no supo (¿o no quiso?) dar las herramientas para evitar tal situación.

La política penal juvenil, necesita una rediscusión desde sus bases, generando un sistema verdaderamente interdisciplinario, que aborde los problemas y  responda a las necesidades de los menores, y no un elefante blanco, que solo sirva para aumentar la burocracia estatal y mantener el “status quo” de una sociedad fragmentada y expulsiva. En un Estado de Derecho, el poder punitivo debe ser la última respuesta a la que acudir, jamás debe ser la primera opción.

Por esto, desde la Juventud Socialista de la Provincia de Buenos Aires, decimos firmemente NO A LA BAJA DE LA EDAD DE IMPUTABILIDAD DE LOS MENORES.