2019-02-bonfatti

ANTONIO BONFATTI: “EN LAS PROVINCIAS NADIE QUERÍA QUEDAR PEGADO A LA GRIETA”

Posted on Posted in Socialistas con Lavagna, Territorio

El dirigente socialista estuvo ayer en esta ciudad, junto a los candidatos locales del espacio Consenso Federal. Durante su estadía brindó una charla ante alumnos de enfermería, mantuvo un encuentro con militantes y visitó la cooperativa ACOFAR.

En el marco de la campaña eleccionaria, y acompañando a los candidatos locales del espacio Consenso Federal Eduardo Lapenta y Leandro Fuentes, estuvo ayer en Azul el dirigente socialista Antonio Bonfatti. De destacada trayectoria profesional y política, el ex gobernador de Santa Fe y actual presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe, mantuvo una entrevista exclusiva con EL TIEMPO, donde abordó diversos temas y manifestó su apoyo a la candidatura a presidente de la nación de Roberto Lavagna.

Tras su arribo a la ciudad, mantuvo un encuentro con referentes e integrantes del espacio Consenso Federal en el plano local, participó de una charla con alumnos de la carrera de enfermería y posteriormente se dirigió a la sede de la cooperativa farmacéutica ACOFAR, donde se entrevistó con integrantes del directorio.

Durante la charla con EL TIEMPO, brindó algunos conceptos sobre salud pública, el sistema eleccionario argentino, la elección provincial y el debate presidencial, entre otros puntos.

Desde joven Bonfatti desarrolló una vasta actividad profesional y política, impulsando desde el Socialismo, diferentes acciones de transformación en su provincia natal.

Se desempeñó como intendente de Las Parejas, Secretario de Salud Pública de la Municipalidad de Rosario, Secretario de Gobierno de la Municipalidad de Rosario, Ministro de Gobierno y Reforma del Estado de la provincia de Santa Fe y en 2011 fue electo gobernador, cargo que ocupó hasta 2015. Actualmente como diputado provincial, volvió a competir por la gobernación, habiéndose impuesto en las PASO, pero perdiendo en el mes de junio pasado ante su contrincante el peronista Omar Perotti de la Alianza Juntos.

En el inicio de la entrevista contó sobre su visita a la ciudad que “me invitaron a charlar sobre el modelo de salud que implementamos en Rosario hace treinta años” así fue que estuvo dialogando con los estudiantes de enfermería local. “Me voy contento de poder transmitir esa experiencia a los jóvenes. Un modelo que ha sido reconocido, premiado y adoptado por la Organización Mundial de la Salud como posible para aplicar en toda América Latina”.

¿Cómo evalúa desde su perspectiva la situación de la salud en la Argentina?

-No existe un sistema o un modelo de salud en Argentina desde hace décadas, no es un problema actual. No hay un modelo que se haya ido construyendo en el transcurso del tiempo. Hay ministros que toman decisiones pero que son fragmentos, manotazos en un momento que no constituyen en sí mismo un sistema de salud. Nosotros llevamos treinta años trabajando en la provincia de Santa Fe, lo que marca todo un antecedente. Y tiene que ver con una integración con la universidad que formó los profesionales, la Asociación Médica que tuvo muchos sanitaristas estudiosos de la salud pública, y a su vez, este sistema se implementó en la provincia por doce años.

Ese es un aspecto que destaca a la provincia ¿Por qué no pudo replicarse en otros lados?

-Nosotros tenemos un modelo en Argentina compuesto por tres subsistemas. Por un lado lo público, por otro lo privado y las obras sociales. Pero no hay una referencia, un modelo que hayamos seguido en la República Argentina a diferencia de lo que ocurre con lo implementado en Rosario a lo largo de treinta años, donde se priorizó la atención primaria, se construyó con los vecinos un hecho social interactuando la atención primaria con instituciones, los hospitales de mediana y alta complejidad, la producción de medicamentos. Y esto tiene que ver con un modelo que no es “gerenciar”, porque también está la famosa y engañosa palabra de “seguro de salud” que en definitiva es el gerenciamiento pero que no significa que sea un modelo de salud pública, universal, gratuita y de accesibilidad para todos por igual.

Hoy, sin ser candidato, ¿qué lo moviliza salir a recorrer el país?

brindarles el respaldo a nuestros representantes en el espacio de Consenso Federal, en este caso a Eduardo y Leandro. También conocer realidades que reafirman lo que pensamos. Vengo de la provincia de La Pampa y hoy temprano estuve en Tres Arroyos donde vemos y comprobamos lo que significa el agregado de valor a la materia prima del que siempre se habla. Estuve en el parque industrial de Tres Arroyos, donde un grupo de chacareros se unieron y conformaron una empresa. Un molino que produce trigo, harina y no se conformaron con eso y hoy fabrican pastas y están exportando a once países del mundo, y así sucesivamente. Ver y conocer todo lo que significa ese abordaje entre la producción agropecuaria y la producción industrial, que no tienen por qué estar divorciados. Si eso lo hiciéramos en todo el país, viviríamos otra realidad.

Quizás lo que a veces se promueve y anuncia en campaña ¿no se concreta a la hora de gobernar?

ejemplos existen, pero falta que los gobiernos nacionales los adopten como política de Estado, porque si esto no se adopta como política de Estado y permanentemente estamos yendo de un lado para otro, cambiando las reglase de juego, es imposible que un empresario sepa que puede invertir y pensar en grande a largo plazo. No se tiene seguridad jurídica. Si le dicen que hoy hay que exportar, y mañana le cierran la exportación, o le cobran más impuestos, es imposible poder desarrollar una tarea comercial seriamente. Y ni hablar si hay una tasa de crédito del 70%, con eso no hay empresa que sea viable.

¿Cómo analiza la situación que atraviesa el país y la polarización de las principales opciones electorales?

-Uno realiza estos recorridos con mucho gusto, con entusiasmo y convencido que es necesario para el país tener una alternativa para salir de esa “grieta”. De la “grieta” y el enfrentamiento entre argentinos no se construye. Creo que nos necesitamos todos y el próximo gobierno, dada la gravedad de la situación económica en la que se encuentra el país, lo social, con un 40% de pobreza, amerita que nos sumemos todos para tener una propuesta de una argentina a largo plazo. Y en eso creo que habría que tener la generosidad de convocar como primera medida de gobierno, donde nadie tiene la verdad absoluta y donde entre todos podemos construir.

La posibilidad de Consenso Federal de llegar a ser gobierno en esta instancia ¿es nula?

-Nuestra aspiración es crecer como espacio en el marco de esta disputa y polarización que se da y se expresa fundamentalmente en los grandes medios de comunicación. Pero nuestro mensaje, es decirle a los argentinos, y en particular a los habitantes de Azul, que hay otra alternativa, que se necesita multiplicidad de voces. Nosotros no queremos un Congreso o un concejo deliberante levanta manos, ni para unos ni para otros. Queremos legisladores que realmente representen a las fuerzas vivas de una ciudad, de una comunidad, de una provincia que eleven proyectos, porque si solo van a levantar la mano las ideas no surgen.

Luego de doce años de gestión socialista en Santa Fe, ¿Cómo analiza la derrota sufrida ante el peronismo?

-Fueron varias situaciones para analizar. El Peronismo Unido, el Frente Progresista que venía gobernado desde hacía doce años, más algún sector que se fue a Cambiemos y la aparición de una opción política nueva que no tenía ningún correlato en la provincia hasta ahora que fueron los ProVida que no llevaban candidato a gobernador, pero que indudablemente sus votantes no optaron por nuestra fuerza política, y sacaron 280 mil votos que no fue poco.

¿Ese fue un factor determinante?

-Su único emblema de campaña fue ese, no había otras ideas, no se pensaba en salud, en producción, educación, energías renovables o proyectos sociales. Se focalizaron solo en ese tema.

Fue solo un slogan de campaña

-Si, eso ocurre pero después hay que confrontar con una realidad y demandas de la comunidad. Y cuanto más lejos se está de asumir el poder real, más se asumen estas propuestas simples o complejas, pero en definitiva de una sola posición que después, si uno es gobierno, tiene que resolver temas como la pobreza, crecer en educación, como ocurrió en Santa Fe donde se creció un 14% en la matricula secundaria y podemos demostrar como lo hicimos, un 77% en la matricula terciaria. Hoy tenemos la tasa de mortalidad infantil materna más baja del país y podemos decir cómo se hace.

La elección desdoblada con las de nivel nacional ¿sumó o restó?

-En las provincias nadie quería quedar pegado a las elecciones generales de presidente, nadie quería quedar pegado a la “grieta” o a los contrincantes de esa “grieta”. El pueblo habla y hay que respetarlo.

El sistema de boleta única implementado en Santa Fe ¿debe ser la discusión a dar en materia electoral en Argentina?

-Nos cansamos de decir que había que hacer boleta única y hoy se está hablando de eso. No existe la trampa del voto, o el voto cadena y no se reparte el voto. Se puede fiscalizar de manera más sencilla y garantizar la participación de todos los espacios.

La autoridad de mesa entrega una boleta por categoría y se vota en forma simultánea en los distintos boxes, con una boleta que posee un código de barra. Hoy se está hablando de este sistema y ojalá se instrumente en el país para las próximas elecciones.

Santa Fe fue sede del primer debate presidencial, ¿Qué análisis hace del mismo?

-Estuve en el debate y me llevé una enorme decepción porque no escuche propuestas. Solo hubo chicanas de unos a otros, el tiempo era muy limitado y me quedó la sensación de un enorme vacío de propuestas. Describir al contrincante y marcarle los errores, la verdad es que no suma nada. Si uno fuera candidato, y se tiene esa posibilidad de contar, explicar que es lo que quiere realizar, que lo escuchen, y a pesar del corto tiempo, hay que plantear tres o cuatro objetivos. En la campaña en general no hay propuestas. Tienen más miedo al error que de proponer algo positivo.

¿Qué lo diferencia a Roberto Lavagna?

a Lavagna planteando temas sensibles y que requieren una intervención inmediata como la emergencia alimentaria, su preocupación por el hambre, la emergencia en salud y explicar que se puede hacer. Roberto Lavagna en el 2002, con una crisis similar a ésta, con una Argentina sumergida nos sacó adelante en lo económico. Es alguien que tiene experiencia y sabe cómo hacerlo.

Fuente: Diario El Tiempo