50608239_2070673163017407_8010194430302617600_n

EL SOCIALISMO MARPLATENSE SOBRE EL TRABAJO DIGNO Y LAS NUEVAS APP EN LA CIUDAD

Posted on Posted in Territorio
En el marco del arribo a nuestra ciudad de plataformas digitales como Uber, Glovo y PedidosYa, se enciende la discusión respecto a la legitimidad de estas empresas, los alcances laborales y económicos de las mismas, y, por sobre todas las cosas, la capacidad de competir desde los rubros comerciales vigentes en General Pueyrredon.
Lo primero que queremos decir al respecto es que debemos salir de la postura “moderno vs. antiguo” que se intenta instalar desde algunos sectores empresariales y políticos. La discusión central debe pasar por el impacto de estas nuevas aplicaciones en el aspecto económico de la ciudad, y en el impacto laboral que dichas empresas generan, no necesariamente en sentido positivo: en tal sentido, si bien se manifiesta la posibilidad de autonomía laboral y “ser tu propio empleador”, la realidad es que la relación entre aplicación/trabajador es absolutamente desequilibrada, donde la primera de ellas establece todo tipo de condiciones de funcionamiento, y quien ofrece su fuerza de trabajo (y su herramienta de transporte) no hace más que obtener un porcentaje de lo recaudado, en una proporción totalmente asimétrica al esfuerzo realizado.
Por otra parte, es importante resaltar que la mayor parte de estas aplicaciones no cuentan con cobertura de responsabilidad civil ni de terceros, y de hecho se eximen de responsabilidad ante siniestros viales, dejando desamparado al trabajador en tal sentido. Además del grave riesgo que conlleva tal desprotección, existe una flagrante ventaja por sobre el transporte público/privado (taxi/remis) que debe contar con seguro de portación de pasajeros, licencia especializada, control periódico de unidades, y demás formalidades que, entendemos, corresponden para poder utilizar con seguridad el transporte de pasajeros.
Si bien es cierto que el transporte público local debe modernizarse, agilizarse y vincularse con las nuevas tecnologías, no debemos perder de vista que estas aplicaciones no dejan un solo peso a nuestra ciudad, dado que no tributan impuestos en ella, a diferencia del transporte “tradicional”. Debemos decidir si, en aras de lo “moderno”, perjudicamos la producción local, a trabajadoras y trabajadores del transporte reducido de pasajeros, y al municipio en sí.
Abordemos la discusión desde un lugar más sensato y prudente. No nos dejemos llevar por (otra) falsa grieta más en nuestra realidad cotidiana. La realidad es que existen viejos problemas que subyacen en nuevos formatos: liberalización económica, precarización laboral y el rol del Estado en la administración de ambos recursos.
Desde el Partido Socialista, nos proponemos dar este debate en conjunto con otros partidos políticos, organizaciones gremiales, asociaciones vecinales y la comunidad toda. Defendamos el trabajo digno para cada marplatense y batanense, sin dejar de buscar las mejores condiciones para transportarnos en nuestra ciudad.